Taller sobre el portal del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico

SB 2014 5El pasado miércoles 9 de abril a la 1:30p.m. se ofreció un taller sobre el contenido y las búsquedas en el portal del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, http://www.estadisticas.gobierno.pr como parte de la celebración de la Semana de la Biblioteca en nuestra unidad de información.

El Sr. Alberto L. Velázquez Estrada fue el recurso de la actividad quién contó con una asistencia representada por estudiantes, bibliotecarios y profesores. El señor Velázquez presentó ejemplos de posibles necesidades de información para que la asistencia tuviese la oportunidad de buscar y navegar por el portal. Algunos de los aspectos discutidos fueron las áreas temáticas, las suscripciones de informes específicos, las búsquedas por palabras claves, la biblioteca virtual, el tutorial en YouTube y el servicio de academia de educación continua que ofrecen.

SB 2014 12Después de finalizada la actividad, la Biblioteca de Administración de Empresas obsequió una apetitosa merienda donde hubo oportunidad de compartir con la asistencia. SB 2014 2Nuestro agradecimiento a las personas que ayudaron en la planificación y ejecución de la actividad: Sr. Miguel Santos, Sra. Migdalia Barreto, Sr. David González, Srta. Erimar Landrón y Srta. Zahira Rodríguez. SB 2014 6

El problema de la “solución”: Incineración

Hace algunos años llegó a la isla una compañía privada llamada Energy Answers. Su propósito es colocar un incinerador en el barrio Cambalache de Arecibo. Muchos se preguntarán, ¿qué es un incinerador?, pues bien, la primera pregunta que se debe contestar es ¿qué es la incineración?

Según la EPA es un proceso que se utiliza para quemar y destruir contaminantes nocivos. En otras palabras, es la quema masiva de desperdicios, ya sean sólidos o líquidos, que eventualmente son convertidos en cenizas y gases producto de la combustión; el incinerador es el que lleva a cabo este proceso. ¿Qué ventajas podría tener? Reducir la basura en volumen y peso en un 75% y 85% respectivamente. Ahora bien, ¿a dónde va ese 75% del peso que se redujo?

100428

En una reacción química la masa de los compuestos permanece constante; es decir, la materia se transforma de una sustancia a otra pero la masa de los productos es igual a la masa total inicial de los reactivos; así que ese 75% está yendo a alguna parte; no lo vemos en las cenizas pero sí está siendo liberado en forma de gas, producto principal de la combustión.

La combustión es una reacción química entre un combustible (en este caso los desperdicios) y un oxidante (el aire ya que tiene oxígeno), que al iniciarse con una flama, libera dióxido de carbono (CO2), agua y mucha energía. Claro está, estos serían los únicos productos si la combustión se completa y si lo único que se quema son hidrocarburos (compuestos de carbono e hidrógeno).

¿Por qué es tan tentadora la oferta de la incineración? Pues, esta compañía viene ofreciendo y vendiendo una propuesta que “mataría dos pájaros de un tiro” pues por un lado “resolvería” el problema de la basura en Puerto Rico (donde se estima que se produce cerca de 2 millones de toneladas de desperdicios sólidos al año) y por otro la energía producida durante la combustión, puede ser utilizada para evaporar agua y mover una turbina que genere energía eléctrica. Podríamos decir que estas serían sus ventajas, pero enumeremos algunas de sus desventajas.

Los desperdicios sólidos que se pretende quemar en dicho incinerador, no están compuestos únicamente por hidrocarburos sino por un sinnúmero de sustancias química entre ellas metales, compuestos aromáticos, hidrocarburos halogenados, dioxinas, entre otros.  Muchos de esos compuestos pueden ser cancerígenos, ocasionan daños a diferentes órganos, pueden perturbar la función del sistema nervioso e incrementar la presión sanguínea, afectan la reproducción sexual, son venenosos, algunos aumentan considerablemente su solubilidad en agua (así que pueden contaminar fácilmente nuestros cuerpos de agua), etc. Además cuando la oxidación no se completa, se produce monóxido de carbono (CO). El CO es altamente tóxico y causa la muerte si se respira a niveles elevados.

incinerador_basura

Un proyecto como este traería consigo problemas de contaminación del ambiente, deterioro de la salud pública, problemas económicos y se desperdiciaría energía; sin olvidar que tendríamos menos basura en la tierra, pero mucho más tóxica, y más basura en la atmósfera.

En términos económicos, estamos hablando de un proyecto millonario, que para operar requeriría de aproximadamente unos 700 millones de dólares pero al ser financiado, por grandes Bancos de la isla y sumarle los intereses fácilmente se duplicaría el costo. Así que vamos viendo que hay grandes intereses detrás de este proyecto, como es de esperarse.

Por otro lado y mucho más alarmante, es que estaríamos liberando al aire miles de toneladas de CO2, que es el jugador principal en el calentamiento global, compuestos halogenados que rompen la capa de ozono, desperdicios tóxicos y cancerígenos al aire. Dichas emisiones comenzarán a regarse y a perjudicar tanto la salud de los ciudadanos como la salud de muchos animales que a su vez puede afectar grandes industrias de la isla como lo es la industria lechera que no estaría muy lejos del incinerador. Además los aumentarían los niveles de contaminación en nuestros cuerpos de agua.

Para que esta planta opere, necesita grandes cantidades de agua por lo que  esta compañía pretende sacar del caño Tiburones DOS MILLONES DE GALONES DE AGUA DULCE AL DÍA. Este caño es una reserva natural que cuenta con cerca de 7,000 cuerdas y es el humedal más grande de Puerto Rico con un alto valor ecológico.

Llaman al incinerador ¨planta de recobro de energía¨ y es más la energía que se invierte en quemar la basura, transportarla y producir nuevamente los productos incinerados, que la que genera la planta. Las cenizas producidas luego de la quema NO TIENEN NINGÚN USO, hay que disponer de ellas en vertederos especiales para que no se rieguen y sigan contaminando; por lo que habría que crear dichos vertederos ya que no los tenemos o en todo caso dispondrían de las cenizas en zonas no capacitadas para ello.

congregacic3b3n2

Encima de todo esto, una vez la basura comience a agotarse, estas plantas tienen que comoquiera seguir operando con una cantidad mínima de basura al día pues es dinero que se perdería si no fuera el caso. Por tal razón, se fomentaría la importación de basura a la isla así que estaríamos contaminando nuestra tierra con basura extranjera de países que no están lo suficientemente locos como para apoyar la implantación de un proyecto como este en su tierra.

En fin, la implantación de una planta de incineración no está cerca de ser una solución a los problemas de basuras y energéticos que haya en la isla. No podemos seguir buscando soluciones que generen mayores problemas de los que resuelven; no podemos seguir apoyando proyectos que amenazan nuestro ambiente y nuestra salud. Es hora de tomar conciencia y darnos cuenta de que no podemos seguir viviendo en este planeta como si tuviéramos otro en donde vivir.

 

Por: Zahíra D. Rodríguez Cartagena

Estudiante asistente

Metabuscador de Bases de Datos del SB permite explorar diversas bases de datos simultáneamente

Metabuscador de Bases de Datos del SB permite explorar diversas bases de datos simultáneamente

Publicado por SisBibUPRRP en 26 marzo 2014

Con el propósito de que los usuarios puedan agilizar sus búsquedas en las bases de datos, el SB  se ha suscrito al Metabuscador de Bases de Datos Worldcat Local. WCL permite buscar de forma simultánea en diversos contenidos, tanto suscritos como gratuitos.

Mediante un proceso de configuración muy complejo, WCL se conecta:WCL2

  • Con las bases de datos suscritas por el SB y con las editoriales que proveen los contenidos de revistas y libros electrónicos para proveer, tanto la indización como el texto completo. Actualmente se pueden recuperar los contenidos de la mayoría de las bases de datos suscritas por el SB.
  • Con Worldcat,  una base de datos bibliográficos que ofrece información sobre la disponibilidad de los recursos en las bibliotecas del SB y que además que contiene más de 200 millones de registrosaportados por bibliotecas de todo el mundo.
  • Con repositorios de investigación de acceso abierto, cuyos contenidos están disponibles gratuitamente en la Web.

La herramienta también dispoWCLne de un Metabuscador de las revistas, artículos y ebooks suscritos a través de las bases de datos.

Se puede acceder al Metabuscador de Bases de Datos desde la Página del SB. El acceso remloto a los contenidos suscritos requiere la autenticación de los usuarios autorizados.

El Metabuscador de Bases de Datos es una herramienta que facilitará las búsquedas en las bases de datos y en el Catálogo en Línea del SB, ofreciendo acceso a un gran caudal de información bibliográfica y contenidos de acceso abierto. Tratándose de una herramienta compleja y muy abarcadora, esperamos recibir en insumo de nuestros usuarios (Para más información, vea el Tutorial).

En BAE estamos muy orgullosos de Nicole Alexis Rosario Nieves

Para algunos miembros del personal de BAE parece mentira que la pequeñita que venía de visita a nuestra biblioteca, curioseaba por nuestros escritorios y nos sorprendía con sus comentarios y ocurrencias hoy se encamina a comenzar sus estudios universitarios. No tenemos dudas de que logrará alcanzar sus metas y verá sus sueños cumplidos. Nuestras felicitaciones a Nicole, ORGULLO BORICUA. No podemos dejar de felicitar a la orgullosa tía, nuestra compañera Loyda Nieves Ayala. Nicole sigue adelante, el cielo es el límite.

 

Nicole Alexis Rosario Nieves: Con buena estrella rumbo a Cornell

 

Nicole Alexis es muy estudiosa pero, como toda adolescente, le encanta janguear con sus amigos.  (jose.reyes@gfrmedia.com)

Estudiante dice que volverá para echar el resto por el futuro de su País.

Los últimos cuatro meses han sido como un viaje interminable a bordo de una montaña rusa para Nicole Alexis Rosario Nieves, lleno de sorpresas y giros emocionantes y de vértigo: con apenas 17 años ha ido acumulando logros, desde ser la nota más alta en todo Puerto Rico en el pasado College Board, hasta más recientemente haber sido aceptada por la prestigiosa Universidad de Cornell, en Nueva York.

También fue seleccionada para formar parte de la National Society of High School Scholars (NSHSS), una organización que reconoce a los estudiantes de buenas notas, liderazgo y compromiso comunitario de todo el mundo.

Además, recibió una llamada telefónica del gobernador Alejandro García Padilla, quien la felicitó por sus logros.

“Todavía como que no lo asimilo, no ha llegado el momento de decir ‘esto es real y me está pasando a mí’”, dijo risueña en una entrevista.

Para sorpresa de algunos, Nicole estudia en un escuela pública.

“Ella es el mejor ejemplo de que la escuela pública sí funciona. En ella vemos reflejado el esfuerzo, tesón y dedicación que miles de nuestros estudiantes ponen a diario para demostrar que son la mejor esperanza para el futuro de Puerto Rico”, dijo por separado el secretario de Educación, Rafael Román.

No se trata de una chica que llene el típico estereotipo de la persona “estofona”, que no sale ni tiene amigos para volcarse en los estudios. Para nada. Aunque sí le dedica mucho tiempo a los libros y sus clases, también sale con sus amistades como cualquier adolescente, le gustan los actos culturales y se involucra en clubes y actividades fuera de la escuela.

Su papá, Carlos Mendoza, entiende que la diferencia está en que para su edad tiene claras sus prioridades y lo que quiere lograr y en base a eso maneja su tiempo para alcanzar lo que se propone.

Eso no quiere decir que puede con todo. Ha tenido sus momentos de frustración porque algunas cosas que no dependen de ella no se han dado, pero ha aprendido que algunas veces lo que no sucede es por algo.

“En ese sentido creo que uno no se debe coger todo tan en serio, con tanto dramatismo o con extrema tristeza. Si no se da, tienes que seguir adelante y enfocarte en lo bueno”, afirmó convencida con contagioso optimismo juvenil.

Hermana mayor de otras dos chicas, Nicole no se encumbra en su repentina “fama”. Todo lo contrario: piensa que ojalá pueda ser ejemplo para otros jóvenes, igual que para sus hermanitas, y para todo aquel que sueñe con hacer algo positivo en su vida.

En cuanto a lo que se dedicará “cuando sea grande” afirmó: “Me gustaría enfocarme en medicina o investigación porque me gustan mucho las ciencias, la bioquímica pero estoy abierta a otras cosas… aunque mi mamá dice que me ve en la política o como abogada, porque hablo mucho”, relató al tiempo en que confesó que fue de esos bebés que aprendió a hablar antes que a caminar .

De hecho, el asunto de los idiomas se le da bien y ahora está aprendiendo noruego a través de internet, porque le gusta esa cultura.

Y a largo plazo una vez termine sus estudios, asegura que volverá a Puerto Rico porque está segura de que el país no está tan mal como parece.

“Yo creo que la situación no es tan tétrica. Con todos poner un granito de arena, con todo el mundo tratar, sinceramente, yo creo que Puerto Rico puede -como dicen- echar pa’ lante … El individualismo está rampante, hay que trabajar, pero no solo para uno sino para los demás también. Uno tiene que pensar ‘yo quiero vivir en un lugar mejor’, si todos paráramos de mirarnos a nosotros mismos y miráramos alrededor estaríamos mucho mejor”, indicó casi sin hacer pausas.

“Y yo tengo fe de que así va a ser”.

http://www.primerahora.com/yo-soy-ph/yo-soy-ph/nota/nicolealexisrosarionievesconbuenaestrellarumboacornell-1000022/

Exhibición del documental FOOD, INC.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl documental Food, Inc., presentado el jueves 27 de marzo de 2014 en la Biblioteca de Administración de Empresas de la UPRRP nos trae una temática que está muy inmersa en nuestra sociedad y cotidianidad, la alimentación. Al toparnos con la misma, nos damos cuenta de que existen diversas variables que están sumidas en el producto que consumimos. Sobre estas variables son responsables las compañías que distribuyen el producto. Las variables principales son el trato del producto (animales), los pesticidas utilizados (las plantas) y las áreas donde el mismo se produce (las granjas). Debido a los pesticidas que utilizan estas compañías, el producto que consumimos trae unas implicaciones en nuestro sistema digestivo. A esto, se le añade el mal trato que se le ejecuta a los animales debido a la producción en masa siendo uno cruel, insalubre y hasta genéticamente modificado para poder cumplir con la demanda. Por último, las granjas enfrentan represión y explotación por parte de las compañías que distribuyen el producto. Lo cual implica que aparte de hacerles daño a los animales, la fauna y los humanos consumidores del producto, también los empleados sufren las consecuencias de la producción excesiva que se emplea. Estos alimentos han generado diversas enfermedades en los consumidores por su insana producción. Por lo mismo, el documental es un llamado a concientizar sobre el alimento que consumimos.

Luego de obtener esta información, nos preguntamos, qué hacer al respecto. Veamos algunas opciones. Como consumidores tenemos la capacidad de reducir este impacto generado por la demanda de quien se beneficia del producto. Si reducimos en colectividad, ingerir estas marcas de alimentos buscando alternativas en nuestra compra, las grandes compañías se verán obligadas a cambiar su proceso de producción. Un primer obstáculo es que estas compañías son dueñas de muchas de las granjas que producen los alimentos, por ende, un gran número de las marcas que encontramos en el supermercado les pertenecen a estas multinacionales. Siendo así, tenemos que ser minuciosos cuando vamos a comprar para poder reducir este impacto. Alternando marcas podemos bajar la demanda de estas compañías multinacionales. Otras personas han optado por generar su propio alimento a través de la agricultura, lo cual es ideal ya que la reducción de consumo de productos es aún más dramática. Por otro lado, cambiar la dieta de consumo es una posibilidad que también es efectiva.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPersonalmente, decidí ser vegetariana luego de ver documentales como éste y otra información sobre la misma temática. Luego de un tiempo, tome una nueva decisión de ser vegana la cual me ha generado aún más conocimiento sobre la alimentación y las alternativas que tengo como consumidora para suplir los nutrientes necesarios para la funcionalidad más óptima de mi organismo. Esta decisión me ha hecho aún más consiente sobre muchos postulados de la alimentación que socialmente son repetidos y no necesariamente correctos. He podido observar en mis respuestas digestivas y estados anímicos una mejoría muy notable en la fluidez digestiva y mi comportamiento diario. Esto lo he combinado con otras prácticas que implican ejercitar el cuerpo llevándome a ser más elocuente, productiva y energética en mi cotidianidad.

Les exponemos todas estas variantes, las consecuencias, posibles acciones a tomar y mi experiencia personal para dejarles saber que es posible transformar esta problemática que nos atañe a todos por lo necesaria que es la alimentación en el humano. Si masivamente accionamos hacia a la reducción de ingerir estas marcar de alimento, teniendo en cuenta las necesidades personales, podemos crear conciencia en estas compañías y mejorar la calidad del alimento que consumimos. Es posible como consumidores cambiar esta problemática efectuando una conciencia sobre el producto que nos lleve a reducir la demanda. De esta forma, se reduce el riesgo tanto en el producto, la mano de obra y el consumidor. Al mismo tiempo, se abre la posibilidad de nuevas empresas de productos alimenticios que tomen en consideración todas estas variables y ejerzan un producto de calidad para el consumo.

Le agradecemos al personal de BAE por brindar la exposición de este documental en sus facilidades teniendo en cuenta el mes de la nutrición celebrado en marzo. Gracias al público que participó y a quienes nos leen.

Erimar Landrón

Estudiante Asistente

Biblioteca de Administración de Empresas

Mi barrio de Río Piedras.

Pase_De_Diego-Rio_Piedras

Últimamente los jueves por la noche en Río Piedras se puede encontrar la Avenida Universitaria cerrada y llena de policías patrullando sus calles y velando por la “seguridad” de esta multitud que se ha vuelto algo como costumbre reunirse ese día específico de la semana. En años recientes, algunos altercados y conflictos han obligado al gobierno a tomar medidas con la juventud que han tomado las calles y los negocios de manera abrumadora. Por otro lado, en las noticias escuchamos sobre los problemas que surgen en la universidad y los conflictos de los universitarios y su creciente descontento con las medidas administrativas y el rumbo que llevan a la institución. Y si no es por esto anteriormente dicho, entonces las noticias hablarán del estado decadente de Río Piedras y sus comunidades, o de la criminalidad y su pobreza. A penas a eso se limita Río Piedras para muchas personas en la Isla.

Pero no para los que vivimos aquí.

Recuerdo vagamente mis visitas a Río Piedras cuando era niño. Disgustaba caminar por sus calles, pues, las encontraba sucias al igual que los rostros de las personas que la frecuentaban. Ir para las librerías me parecía un castigo terrible que, en aquel momento, no hubiese deseado al más despreciado compañero de clase. Poco sabía entonces que ese barrio sucio, pobre, lleno de palomas, “dubies”, carritos de “hot dogs” y deambulantes terminaría siendo parte de las etapas más importantes y significantes en mi vida.

Acabado de graduar en el año 2009, fue en agosto que tuve mi primer verdadero contacto con la vida en Río Piedras. Uno escuchaba frecuentemente sobre el peligro constante que corríamos todos los estudiantes de ser atracados. Parecía inminente que sufriéramos un asalto. Muchos estudiantes aún sufrimos de tal miedo. Pero ciertamente la vida en la universidad inspira a recorrer esas calles, los negocios, las personas que habitan por los rincones, en fin, por conocer más allá de lo que nos es dicho. Efectivamente, esto hice.  Como bien entiendo, cada universitario tiene la opción de, al llegar a la universidad, tomar la decisión de abrirse a un nuevo mundo hasta entonces desconocido. Aceptar que, tal vez (sólo tal vez), lo que habíamos vivido y creído hasta a penas solo unos meses antes, pudiera ser una porción mínima y limitada de lo que es el mundo “verdadero”.

Decidido luego de mi primer año, estudiaría Literatura Comparada (o algo por ahí en Humanidades). Conocería un ambiente extrovertido, dinámico, gente curiosa e interesante: músicos, artistas, escritores, filósofos, pseudosfilósofos, amigos, amigas, hombres y mujeres feministas, profesores buenos y los malos, en fin todo un ambiente abrumador para un joven de casi 20 años con poco conocimiento del vasto mundo de las artes. Como inevitable concebí la idea de explorar aquel que poco a poco se convertía en mi querido barrio. Luego de un día de clases, con compañeros universitarios, parecía buena idea  ir a dar una vuelta por Río Piedras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA“-¿El Refugio? ¿Qué es?”

Así acepté una invitación a uno de los lugares más frecuentado por años por los universitarios. Fue aquí donde conocí, no únicamente a otros universitarios con intereses similares o enormemente diferentes a los míos, sino que fui conociendo a la gente misma de Río Piedras. Aquellas personas que no están vinculadas estrictamente al ambiente universitario, sino más bien al corazón mismo del barrio. Puesto que no me limité a los negocios, en cada esquina iba conociendo a los personajes de Río Piedras. Un hombre sin lugar en la esquina saca una trompeta y comienza a tocar una pieza desconocida, pero no por esto menos encantadora, de jazz. Luego escuchas de cómo fue él un gran músico en el conservatorio e incluso fue miembro de una banda de Jazz en los Estados Unidos. Conocerle aún es un placer.

Entonces, inevitablemente, la Plaza del Mercado, las librerías (como la Tertulia y la Mágica), los apartamentos y residencias, los músicos (quienes no presenciamos suficientemente) hacen cierto efecto en mi. Entendía que me encontraba en un lugar único en toda la isla. Marginado y condenado a la pobreza, pero aun latente y lleno de una personalidad única. Si es posible decir, hasta los perros tienen cierto aire y actitud que difícilmente se puede ignorar.

Hay un estrecho vínculo entre la comunidad universitaria y Río Piedras. La diversidad que ofrece este barrio es inigualable en cualquier parte de Puerto Rico. Lo mismo conoces a un hombre sin hogar que a un finlandés que prefiere hablar en injueves-de-rio-piedrasglés, ya que le cuesta mucho nuestro acento. Mi tiempo en la universidad ya comienza a estirarse. El próximo año no seré estudiante en Río Piedras. Esto pesa terriblemente en mí, puesto que me he acostumbrado a mi vida aquí y muy lejos estoy de tener quejas de mi vida universitaria. Siento mucho tener que dejar mi barrio y mi isla pero el no hacerlo resultaría en una incongruencia con mi filosofía de vida. Habrán otros estudiantes como yo, que se fascinarán con todo lo que puede ofrecer esta gran Comunidad (he juntado aquí la universitaria y la de Río Piedras) y la experimentarán de la manera que se merece, absuelta de los prejuicios provocados por las noticias sensacionalistas, irresponsables y mediocres de este país. Esto es apenas un testimonio de lo mucho que pueden ofrecer esas calles sucias, pobres, desamparadas y abandonadas; lo mucho que pueden decir aquellos sin hogar, enfermos, los compañeros de clase, los extranjeros, los viejos y los más pequeños; lo mucho que nos puede cambiar la perspectiva de las cosas, tan sólo si uno está dispuesto a verlas al revés.

Por: Christian Torres

Estudiante Asistente BAE

Ven a ver el Documental Food Inc.

flyer food inc

Este documental se centra en los alimentos que directamente compramos en los supermercados o consumimos en cualquier restaurante. La trama parte del punto de vista de la industria alimentaria estadounidense, relatada con mucho realismo, entrevistas en primera persona con los productores, agricultores y granjeros, comandados por las grandes multinacionales con las que tienen contrato de servicio. Se expone lo que es la manipulación de animales en laboratorio para que los animales se desarrollen de forma más voluminosa (con más carne), en mucho menos tiempo, tanto así que su cuerpo no puede aguantar por lo que muchos de los animales apenas pueden caminar.

Food Inc. muestra cómo todo está controlado y de qué manera está manipulada la industria alimentaria, por unas cuantas empresas que controlan la producción de carne, vegetal y todo lo que comemos y compramos en el supermercado, para producir de la forma más rápida y menos costosa la mayor cantidad de dinero posible para perseguir el poder y el absoluto control sobre la población.

A continuación puede acceder al trailer del documental:

 

Colaboración de Zahíra D. Rodríguez Cartagena

Estudiante asistente

Talleres a la Facultad de Ciencias Sociales

Snejanka talleres 3La Dra. Snejanka Penkova, Bibliotecaria docente de la Biblioteca de Administración de Empresas ofreció un taller a profesores de la Facultad de Ciencias Sociales el pasado 5 de marzo de 2014 sobre el tema, Honestidad Académica, Uso Ético de la Información y Plagio en la Universidad.

El Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Dr. José Toro coordinó con la doctora Penkova varios talleres durante el año académico dirigido a estudiantes graduados y a profesores para la enseñanza de los recursos de información para la investigación, el proceso de publicación de un artículo y la selección de la revista apropiada para publicar entre otros temas. 

Snejanka talleres 2

Altmetrics could enable scholarship from developing countries to receive due recognition

Altmetrics could enable scholarship from developing countries to receive due recognition.

juan pablo alperinThe Web of Science and its corresponding Journal Impact Factor are inadequate for an understanding of the impact of scholarly work from developing regions, argues Juan Pablo Alperin. Alternative metrics offer the opportunity to redirect incentive structures towards problems that contribute to development, or at least to local priorities. But the altmetrics community needs to actively engage with scholars from developing regions to ensure the new metrics do not continue to cater to well-known and well-established networks.

A significant group of scholars from around the world love to hate the Journal Impact Factor (JIF). An incredible amount of ink has been spilled on describing its methodological limitations, its abuse and misuse, and its pervasive effects on “science.” But, while the loathing of the JIF (I hazard to guess) is distributed fairly equally around the world, the scholars who are affected by its use are not. It is scholars from developing regions who suffer the most egregious consequences.

The problems for developing regions stem from the under-representation of developing world research in Thomson Reuters’ Web of Science (WoS), from which the JIF is calculated. In a seminal piece from fifteen years ago, Cetto & Alonso-Gamboa (1998) laid out the disheartening situation of Latin American journals in international information systems such as the WoS. As can be seen from the figure below, which shows the relative number of works authored by scholars from around the world in WoS, this situation has not significantly changed over time.

The shortage of research from developing regions is not for a lack of research. In Latin America, to draw on the region I am most familiar with, in 2012, only 4% of Latin American peer reviewed journals were included in WoS (242 out of over 5,000) (see them in the Latindex Catalog). To give another example, two initiatives, SciELO and RedALyC, working with only a subset of these 5000+ journals, have indexed over half a million articles in regional journals, primarily from Latin American authors. Thomson Reuters recently announced a partnership with SciELO, whereby journals in SciELO will be indexed and appear in the Web of Knowledge. SciELO also calculates an Impact Factor based on its collection of over 1100 journals. However, even with SciELO, only a fraction of Latin America’s research can receive an Impact Factor. There is an abundance of locally produced and published research in developing regions, just not in WoS.
isi_articles_cartogram

See here, for an interactive map going back to 1990.

The argument for this bias has always been that research from the developing world does not form part of “mainstream” or “international” science. Although I take exception to this argument, regardless of its rationale, the end result is the same: the WoS is an inadequate dataset to understand the impact of scholarly communications from developing regions, or to otherwise study it. To serve scholars from developing regions, it is imperative to find an alternative.

The proposal

The scholarly community is abuzz with altmetrics and the related (but different) term Article Level Metrics. Ian Mulvany, Head of technology for eLife, drew a nice venn diagram depicting the distinction between the two. These metrics, derived primarily from “the social Web,” have been purposely constructed to be alternatives to the JIF. Since the drafting of the altmetrics manifesto, there has been a special issue, a PLOS collection, a Mendeley group, several annual workshops, an increasing number of research papers, and several altmetric start-ups. During a few months in the last 12, the term altmetrics has even been more popular on Google than bibliometrics and bibliometric(although the term Journal Impact Factor still dwarfs both).

All of these signs indicate that altmetrics may not remain alternative for long. Whether they supplant or complement the JIF, they bring with them a promise, but no guarantees, for developing regions.

interest_altmetrics_over_time

Or see what this looks like today

The promise

Altmetrics are captured from the Web (i.e., social media, blogs, wikipedia), and thus are (somewhat) more democratic – one reader, one vote. More precisely: one reader, several potential votes. Unlike citations, which can only be counted if the citing document is in a select group of journals, altmetrics are counted regardless of where in the world they are originated, with one important consequence: they open the possibility of tracking impact in new segments, both within and beyond the academy.

The corollary to this consequence is that altmetrics enable scholars to be incentivized and rewarded for impact in these new audiences. The JIF only captured impact from one audience, those publishing in WoS journals; altmetrics, on the other hand, can capture “diverse audiences including scholars but also practitioners, clinicians, educators and the general public” (Piwowar, 2013) And, given that developing world scholars were systematically under-represented in the WoS, new audiences could mean into developing world audiences, interested in local and regional academic or public interests. Of all the potential benefits of altmetrics, this is the true promise for the developing world: an opportunity to redirect incentive structures towards problems that contribute to development, or at least to local priorities, be it through academic, policy, personal, or professional-practice impact.

The problem

This promise, however, is not by any means guaranteed. To realize the promise, the altmetrics community needs to actively engage with scholars from developing regions. As the field advances, it will become essential to further understand the ways in which altmetrics are different from citations, and how these new metrics might shape research agendas. So far, much of the research has found that these new metrics capture a different dimension, flavour or type of impact than citations (Torres-Salinas et al., 2013Costas et al., 2014Haustein & Peters, 2013Eysenbach, 2011), but it has not theorized or explored what else they might mean. There is reason to be optimistic – most altmetric research ends with a call for further study of the reliability, validity, and context of the available metrics, but there is also a risk that without this understanding, altmetrics will only be used as a proxy for traditional citation impact.

There is also a risk of altmetrics becoming yet another method for ranking scholars. If this happens, then it will once again turn attention of developing world scholars to the audiences in the United States and Europe for this is where social media has most deeply penetrated. At the ALM workshopin October 2013, I presented a series of maps showing the varying levels of penetration of Internet, Twitter, Facebook, and Mendeley (all common altmetric sources). A new map from the Oxford Internet Institute now shows us the uneven geography of Wikipedia. If the name of the game becomes increasing altmetric scores, it will still be a better strategy to cater research to places where the sources of altmetrics are more heavily used (read: not in the developing world).

wikipedia_uneven_geography

Read more here

The prognosis

The current focus on assessment (and to a lesser degree filtering and discovery) will give authors a new tool for demonstrating impact beyond citations, and it may help connect researchers with research. It is an important and necessary first step for the reasons I note above. If the first years of altmetrics/ALMs saw the shift from “WHAT (are ALMs and should we care) to HOW”, then beneficial directions for developing regions would be to ask WHO (is behind the metrics) or to again askWHAT, but this time, WHAT (do we need metrics of). The WHAT should be to expand the offerings of altmetrics to the non-traditional research products of scholars from the developing world, like those proposed by Piwowar (2013), but also arbitrary URLs of reports, policy briefs, program evaluations, and to the many journal articles published without DOIs. The WHO would necessitate building tools that help scholars identify and connect with their audiences, which should create a feedback loop that encourages authors to direct their research to areas of relevance to their primary audience, be it academic or public.

It is early days and these are only early ideas. Further research on altmetrics, especially in contexts beyond well-known and well-established journals (i.e., Science and Nature), and outside of the in so-called global North (i.e., the United States or Western Europe) is desperately needed. However, this alone is not enough. The field and the tools of altmetrics must be crafted with the participation of a diverse group scholars, so that their development can be inclusive of multiple perspectives and needs.

In this direction, the Public Knowledge Project (where I am a researcher) is now working with PLOS’ ALM application to provide a free altmetrics service to journals using the OJS platform (primarily in developing regions, see our OJS Map), and working to explore available indicators of Open Access in developing regions (project report forthcoming). The idea is to bring altmetrics to developing regions now, not after scholars elsewhere have established the methods and norms of how altmetrics will be used.

As the field begins starting to consolidate, I remain optimistically pro-altmetrics for developing regions, and I have faith in the altmetrics community to serve all scholars. Which directions altmetrics should go, how they should be used, or how the tools should be implemented is not for me to prescribe, but if we exclude (or do not seek to include) scholars from developing regions, altmetrics will become another measure from the North, for the North. And we already know that story.

Note: This article gives the views of the author, and not the position of the Impact of Social Science blog, nor of the London School of Economics. Please review our Comments Policy if you have any concerns on posting a comment below.

About the Author

Juan Pablo Alperin is a PhD Candidate in the Stanford School of Education as well as a researcher and systems developer with the Public Knowledge Project. He is currently involved in severalresearch initiatives aimed at improving the quality, impact, and reach of scholarly publishing in Latin American, and continues to contribute to the award-winning software, Open Journal Systems (although admittedly less often). He can be be found at juan@alperin.ca an on Twitter at@juancommander.

http://blogs.lse.ac.uk/impactofsocialsciences/