La moda de la IUPI a través de los años

La moda de la IUPI a través de los años

Por  Glorimar Velázquez

  • De: Diálogo
     
 

Así se vestían los varones de la IUPI en los años setenta.Así se vestían los varones de la IUPI en los años setenta.Suministrada por Ricardo Alcaraz

 

Todas las modas son pasajeras. Son múltiples y variadas las razones que influyen en el cambio constante de la forma en que nos vestimos, por lo que el caso de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras  —mejor conocida como la IUPI—  no ha sido la excepción a estas variaciones.

La diseñadora de modas Vilma Martínez relató que aún conserva las fotos de sus padres cuando estudiaban en la IUPI a finales de la década de los cincuenta y principios de los sesenta.

Prepas de la IUPI en el 1955. Foto Archivo Periódico El Mundo.

Para ese entonces “la gente se vestía muy profesional”, según Martínez. Explicó que las mujeres vestían con trajes, con la cintura muy ceñida, faldas amplias y zapatos cerrados con taco. Los hombres, por su parte, vestían con camisa y corbata.

Asimismo, la historiadora y profesora de la Escuela de Comunicación de la UPR, la doctora Silvia Álvarez Curbelo, mencionó que para finales de los sesenta, en los círculos más intelectuales y vinculados al teatro universitario, todavía perduraba el estilo “existencialista”, una estética francesa en la que la mujer se vestía de negro y se maquillaba los ojos muy acentuadamente.

La ruptura del código de vestimenta universitario

La llegada de Álvarez Curbelo a la IUPI, como estudiante, en la década de los sesenta, coincidió con los cambios en la cultura de la moda propiciada por identidades emergentes asociadas más a lo joven, como la cultura hippie, que destacaba las telas de algodón, motivos de la India, las flores, el pelo largo y el look de “cara lavada”, o nada de maquillaje.

“Yo veo ese final de la década del sesenta e inicios del setenta como un momento de liberación que va en sintonía con las protestas estudiantiles, donde no sólo se luchaba contra el militarismo y la inmovilización en la UPR, sino también por una cultura más libre”, expresó la profesora.

Estudiantes de la IUPI en la Facultad de Humanidades en los años setenta. / Foto suministrada por Ricardo Alcaraz.

Al igual que Álvarez Curbelo, cuando Martínez entró a la IUPI en el 1972, la vestimenta era más libre, como aquella asociada a los hippies. Martínez considera que el cambio se dio, de cierta forma, por nuestra vinculación sociopolítica a los Estados Unidos. A los estadounidenses les había llegado esta moda a finales de los sesenta y a Puerto Rico llegó a principios de los setenta.

De acuerdo con la diseñadora, también influyó la Guerra de Vietnam y todos los movimientos en contra del conflicto. Los estudiantes comenzaron a tener una visión más revolucionaria, por lo que los cambios culturales se reflejaron en la moda.

“La realidad es que el mercado es el que impone la moda. Es el que produce y se fija mucho en los movimientos sociales para ver qué capta de ahí y así influenciar y vender la tendencia. Se crea una relación donde hay una tendencia, los dueños de los medios de producción captan esa tendencia y la imponen. La moda la dictamina quien produce”, aseguró Martínez.

La diseñadora radicada en Río Piedras indicó, además, que ya en los setenta, las estudiantes de la IUPI podían ir en pantalones a la universidad. “Había mujeres más atrevidas que utilizaban camisas transparentes y se les veía el brassier. También utilizaban las faldas cada vez más cortas”, contó.

En los ochenta se incorporó el uso de hombreras, pantalones ceñidos y prelavados (gastados). También se comenzaron a usar los abrigos de cuero, al estilo de Michael Jackson en sus vídeosThriller y Beat It. Además, hubo un boom en el uso cotidiano de ropa deportiva, por lo que los ochenta fue una época distinguida por el uso de atuendos de gimnasia.

Estudiantes de la IUPI en los ochenta. Fotos por Ricardo Alcaraz.

Ya para los noventa con el auge de la conservación del planeta se comenzaron a utilizar fibras naturales y colores más claros, ropa suelta tipo túnica y menos maquillaje que en los ochenta. La diseñadora considera que la comodidad fue un beneficio que se descubrió en el proceso de establecer la moda de los años sesenta y setenta.

“Yo no creo que la forma de vestir haya cambiado porque era más cómodo, sino porque lo hippieera la moda. La tendencia siempre es a seguir la moda”, indicó Martínez.

Además, la experta en moda piensa que la comodidad continuará destacándose a la hora de ir a estudiar. Ya que vivimos en un país tropical, Martínez recomienda a los universitarios utilizar ropa a base de algodón, así como el lino y las fibras naturales porque son telas que absorben el sudor.

Estudiantes de la IUPI en el 1995. Foto por Ricardo Alcaraz.

Por lo general los profesores de la IUPI se han adaptado a las variaciones los modos de vestir de los estudiantes. La doctora Álvarez Curbelo mencionó que como docente, defiende la individualidad de sus estudiantes y no establece parámetros o penaliza por los modos de vestir.

“De las pocas veces que intervengo es por razones llamadas ‘terapéuticas’.  Le pregunto al estudiante si no le da miedo caerse con unos spikes de seis pulgadas o unas plataformas tipo KISS.  Por lo demás, que viva la diversidad y la comodidad”, finalizó la historiadora.

Estudiantes de la IUPI frente a la Facultad de Estudios Generales en el 2003. Foto por Ricardo Alcaraz.

Si bien la IUPI se distingue por su diversidad de disciplinas académicas y corrientes de pensamiento y activismo sociopolítico, muy pocas veces se explora las maneras en que sus estudiantes se expresan a través de su vestimenta. La historia de la moda del primer centro docente nos habla también de sus procesos de transformación, de los debates correspondientes a la época y de la identidad de aquellos que forman parte de ella.

Estudiantes de nuevo ingreso de la IUPI en el 2014. Foto por Ricardo Alcaraz.

Publicado en: http://www.dialogodigital.com/index.php/La-moda-de-la-IUPI-a-traves-de-los-anos.html#.U-tXw_ldV8F

 

 

Certificaciones Bloomberg

El salón de inversiones fue establecido en el 2009 y desde sus inicios, el personal bibliotecario ha observado el interés y la dedicación de los estudiantes sub-graduados en conocer la base de datos Bloomberg. La asociación estudiantil FMA, capítulo de Puerto Rico ha sido uno de sus principales promotores a través del ofrecimiento de talleres de la base de datos y el manejo de excel para trabajar con los datos que provee Bloomberg. Este año, iniciamos los trabajos con los profesores de FINA 3107 para desarrollar las competencias de información utilizando este producto de información. Cada semestre más estudiantes tendrán la oportunidad de conocer y desarrollar los conocimientos de una base de datos especializada y muy costosa.

Uno de los beneficios que un estudiante puede obtener de este producto de información son las 4 certificaciones que provee Bloomberg. Cada año académico, más estudiantes se animan para dedicar un tiempo extra-curricular para estudiar las certificaciones y enriquecer sus resumes.

La semana pasada llegaron a la biblioteca 4 jóvenes decididas a estudiar y obtener las certificaciones y lo lograron en tres días. Estas jóvenes son: Paola Ortiz, Vilmarie Burgos, Zahira Flores y Yamilet Irene. Bloomberg 1Las felicitamos y nos llena de orgullo poder servirle a estudiantes talentosos y disciplinados.

! Exhortamos a todos estudiantes de la FAE a que aprovechen esta oportunidad única de disponer de esta base de datos para su futuro profesional ! Podemos organizar grupos de estudio para la obtención de las certificaciones. Puede comunicarse a la ext. 2865 o la 5179.

 

Encuentros profesionales

 

Durante el verano 2014 fui invitada por mis colegas de la Bulgarian Library and Information Association (BLIA) a dictar un seminario y una presentación a la Conferencia Anual de dicha organización con temas “Librarian’s Professional Competencies and Performance Evaluation” y “Libraries and librarians – present and future” respectivamente.

Acepté la invitación con mucho entusiasmo y un poco de preocupación.  Entusiasmo por la oportunidad de retribuir a mi país la preparación académica y profesional que recibí gratuitamente y preocupación por la responsabilidad de ser instructora de algunos de mis colegas universitarios compañeros de estudios, de crecimiento, de juventud y de andanzas y no aburrirlos o defraudarlos.

No había tomado en cuenta algunos los obstáculos: debería presentar en búlgaro, que suena fácil considerando que soy hablante nativa del idioma, pero…faltaba el teclado, la destreza perdida de escribir en computadora en búlgaro, la traducción precisa de términos y la confusión constante con el alfabeto latín.

Superado todo esto llegué el día anterior al lugar sede en Sofía para orientarme previamente.

El recibimiento de los colegas de la BLIA fue tan cálido que me hiso sentir verdaderamente en casa. La organización estaba perfecta – solo tenía que ocuparme del contenido.

El seminario duró 3 horas y toco las temas de las competencias y la evaluación profesional de los bibliotecarios vistos desde la perspectiva de Estados Unidos, Unión Europea y otros estándares internacionales.  Los ejercicios realizados permitieron a los asistentes reflexionar sobre sus propias competencias profesionales, sobre las que necesitan en su trabajo y las que deben desarrollar como parte de su quehacer y expertis profesional.  Estos permitieron dejar una agenda de capacitación para la asociación.  DSC04072

El interés, la aceptación y la evaluación fueron excelentes y permitieron tanto a mí como a los colegas participantes establecer nuevos contactos profesionales y un aprendizaje mutuo.

La conferencia fue dedicada al presente y el futuro de las bibliotecas desde la perspectiva social y académica. La misma fue desarrollada en contexto internacional y en el contexto búlgaro. El enfoque causó mucho interés, preguntas y solicitudes de compartir la presentación con el público.

DSC04093

Además del agrado, el aprecio, el aprendizaje profesional y las conversaciones informales durante la conferencia, los paseos con colegas y amigos por Sofía después de las jornadas de trabajo agregaron a esta participación un  toque único y un sabor  nostálgico y motivador.

 

 

 

Cinco cosas que no sabías de la Torre de la UPR

Cinco cosas que no sabías de la Torre de la UPR

Por  Daniel Sepúlveda

  • De: Diálogo
 Presentamos algunos datos sobre la Torre de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el símbolo más emblemático de la Institución.Presentamos algunos datos sobre la Torre de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el símbolo más emblemático de la Institución.Fotos por Ricardo Alcaraz

Concluímos la época de graduaciones, tiempo simbólico de las esperanzas que cifran el País, donde el optimismo abunda y la incertidumbre del futuro es olvidada momentáneamente. Si te graduaste y ya sientes un poco de nostalgia por un pasado bastante cercano, no te preocupes, es normal (y posiblemente nunca se vaya a desvanecer completamente). En aras de alimentar esa añoranza por nuestra alma máter, les presentamos algunos datos sobre la Torre de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el símbolo más emblemático de la Institución, cuya historia y componentes son un misterio para muchos y muchas.

  1. La fachada de la Torre es diseño del estadounidense William Schimmelpfennig, uno de tres arquitectos considerados para su elaboración. Los otros fueron William E. Parsons y Joseph J. O’Kelly, cuyos diseños se basaban en las estructuras de las escuelas Ivy League de los Estados Unidos y carecían de una torre central. ¿Una UPR sin la Torre? Casi casi.
  2. Una vez terminada de construir en el 1939, la Torre de la UPR recibió el nombre de Franklin Delano Roosevelt, trigésimo segundo presidente de los Estados Unidos, en reconocimiento a su interés y a la ayuda que ofreció a través de los fondos que otorgó a la Universidad. El Teatro de la UPR, también construido para la misma época, se nombró en honor a Eleanor Roosevelt, esposa del presidente Roosevelt. Aún no se sabe si los hipsters de la época jangiaban en el balcón del Eleanor Roosevelt.
  3. La fachada cuenta con cuatro pedestales con emblemas de los principales colegios de la UPR en los años treinta: Derecho, Educación, Farmacia y Artes y Ciencias.
  4. El carillón (lo que probablemente piensas que es “la campana de la Torre”), localizado casi en el tope, interpretaba música popular de la época, que incluía canciones de Rafael Hernández, Agustín Lara y otros, además de los himnos de los Estados Unidos y de Puerto Rico. De haber sido construido hoy, recibiríamos los cambios de hora al son de versiones campanearías de canciones de Pitbull. Ya tu sabe.
  5. La Torre de la UPR fue la primera en tener un carillón entre otras universidades en Latinoamérica. La UPR: despertando estudiantes soñolientos en sus electivas de Humanidades desde 1939.

Bono: ¿Sabías que el carillón no tiene ni una sola campana? En vez, el campanario de la Torre está compuesto por tubos de metales huecos, con varas de hierro que corren su interior y sirven de badajo. Es tan impresionante como lo es desconcertante.

El tope de la Torre ha estado cerrado al público por muchos años ya, por lo que las únicas personas que han podido subir han sido: el guardia de seguridad que cambia las banderas nacionales por la mañana, el que las cambia por la tarde y los estudiantes que la infiltran en tiempos de huelga para poner pancartas y subir otras cosas (aún hay una silla al lado del carrillón que fue subida por huelguistas de antaño, no se sabe cómo ni por qué la subieron).

 

 

¿Son las redes sociales herramientas poderosas de mercadeo?

 En esta  noticia  se describe la experiencia  no tan positiva que tuvo el Hotel Ritz-Carlton con una campaña para promover lazos con la comunidad a través de una página en Facebook.  Luego de varios días  de la campaña los ejecutivos del Ritz-Carlton pusieron fin a la misma porque descubrieron que este medio no es una herramienta de mercadeo  tan poderosa o persuasiva como muchas compañías  piensan. Lee más en:  Elder, J. (June 23 , 2014)  Social media fail to live up to early marketing hype, The Wall Street Journal  disponible en http://search.proquest.com/docview/1539221552?accountid=44825

El individuo frente al Hoy.

Si acaso intentara resumir aquí la ideología popular dominante del siglo XXI, pudiera atrapar la idea en la frase ¨time is money¨. Queremos tener más tiempo en nuestras manos hoy día, pero ¿qué hacemos con este tiempo? En Puerto Rico, es común ver locales de comida rápida. De hecho, los vemos muy seguidos, unos al lado de los otros. Vemos el crecimiento de las ofertas académicas como los grados asociados  y títulos en corto tiempo, como si hubiera alguna necesidad en mandar a los egresados al ambiente laboral deficiente que está en nuestro entorno. Necesitamos que el internet sea más rápido, tanto en nuestros celulares como en nuestras casas. Buscamos acelerar y aligerar las cosas para tener aquel tiempo libre para hacer nuestra vida, como puede ser el trabajo, que es aquello en que más dedicamos tiempo hoy día. Pero me temo que pensar el tiempo como oro, está incorrecto, puesto que el tiempo es todo, es decir, lo único. Al decir que es lo único, sólo sugiero que la vida no nos da indicaciones válidas o certeras de que existe otra vida más allá de esta, y esto es motivo suficiente para, como dice la cita cual da inicio al ensayo de Camus,  ¨agotar los límites de lo posible¨ en ella. Entonces, cuando decidimos gastar nuestro tiempo en alguna profesión, alguna persona, o en algún pasatiempo, entregamos mucho y esto hay que considerarlo y valorarlo grandemente. Con tal de hacer mención de los graduados recientemente, inevitablemente me lleva a reflexionar sobre la situación que es ese tiempo de estudio universitario que va desde el ingreso hasta, para algunos, la graduación. Las clases requieren, lógicamente, tiempo y dedicación. Nuestro discurso, nuestro modo de actuar y de entender el mundo se adapta, la mayor parte de las veces, a aquella facultad y concentración a la cual más tiempo hemos dedicado.  Esto es un asunto delicado, puesto que con tanta información que hay hoy día, concentrarnos en un asunto en específico ya requiere una cantidad considerable de esfuerzo, y tal vez se dificulta ese camino sensible que es ser un ser humano entero. La humanidad hoy día se jacta de los logros científicos-tecnológicos que ha alcanzado, pero de modo descuidado, puesto que no a menudo resaltan la gran responsabilidad que recae en nosotros. ¿Cómo, acaso, podríamos dirigir la humanidad a un futuro verdaderamente progresivo, cuando el ser humano es tan fragmentado?   Los políticos son expertos abogados y tal vez médicos, pero, ¿acaso saben de la ética o del humanismo? Un economista, acaso entiende lo que es la miseria o sólo entienden el sistema económico? ¿Un historiador puede desprenderse del discurso estricto y rígido con el cual opera su campo para reconocer que existe el individual capaz de razonar por sí solo y no necesariamente un resultado de la situación? Y qué es un traductor, si no comprende el más básico de los lenguajes humanos en las emociones? Verdaderamente es problemático abandonarnos a un sólo campo, y es cuantiosa la responsabilidad que cae en el humano del siglo XXI. Nos hace responsable por todo y por todos, como diría Simone de Beauvoir.

La ambición del humano por dominar distintos campos, por lo tanto, sólo ha complicado la existencia del mismo. Nos ha entregado más tareas y más responsabilidades por considerar, antes de poder dirigir la humanidad en cualquier dirección progresiva.  Cada avance en cada rama de las ciencias y las novedades tecnológicas simplemente complican la existencia misma del ser humano. Nuestra condición de ser humano es primordial y se debería de recobrar ese sentido de importancia que merece el individual.  Es esta nuestra más importante de las identidades, y pareciera ser la primera en olvidarse.

GRADUANDOS EN BAE

El pasado miércoles 11 de junio de 2014 se celebró la centésima novena colación de grados de la Universidad de Puerto Rico. En la Biblioteca de Administración de Empresas nos sentimos muy contentos de contar con 4 graduandos del grupo de estudiantes asistentes que colaboran día a día en los servicios de la biblioteca para atender las necesidades de nuestros usuarios. Estos son: Erimar Landrón, Giandré Vence, Zahira Rodríguez y Laura Vélez.Erimar

Erimar se graduó con un bachillerato en Psicología y Teatro; comenzó a trabajar en la biblioteca desde su primer año; excelente en el servicio al público y modelo en el tema de educación alimentaria. Giandré se graduó con un bachillerato en Empresas con concentración en Finanzas; nos ayudó mucho en el salón de inversiones y consiguió trabajo en el BPPR. zahiraZahira es la química del grupo, muy inteligente y buena lectora. Se caracterizó por su dinamismo, trabajando mucho con entusiasmo y una actitud positiva ante cualquier tarea encomendada. Fue una de las revelaciones del año en el blog de la biblioteca porque se convirtió en una simpática escritora. LauraLaura Vélez se graduó de Humanidades, fue la que menos tiempo estuvo en la biblioteca, sin embargo tenía a Lourdes encantada por las decoraciones que realizaba en el segundo piso de la biblioteca.

¡ Nos sentimos muy orgullosos de cada uno de ellos ¡ Nuestras bendiciones y mejores deseos en una nueva etapa de sus vidas. Pueden seguir contando con nosotros siempre.blog

Medalla de Oro para el Regimiento 65 de Infantería

Los “Borinqueneers” del Regimiento 65 de Infantería, la última unidad segregada, del Ejército de Estados Unidos recibió hoy la Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos.  Estos compañeros que sirvieron con valentía en la Guerra de Corea (1950-1953),  sufrieron la segregación racial a pesar de la abolición de la ley de segregación en 1948,  pero al fin se reconoce su coraje y resiliencia .  Hoy a son de plena, el Presidente,  Barack Obama, firmó la ley que le otorga la Medalla de Oro  a nuestros destacados puertorriqueños (Delgado, A.  11 junio 2014) Vivos los recuerdos sobre la batalla en Corea, El Nuevo Dia, pp-20-21).

http://www.elnuevodia.com/vivoslosrecuerdossobrelabatallaencorea-1791296.html

Fin del semestre académico en BAE

El personal de la biblioteca celebró un compartir…Despedida 1 2014con una rica merienda, el pasado viernes 23 de mayo de 2014 para despedir a dos compañeros, Miguel Santos y Snejanka Penkova. El Sr. Miguel Santos comenzó a trabajar en la biblioteca en septiembre del 2013 como bibliotecario auxiliar y su contrato finalizó el pasado viernes. Miguel se distinguió por ser un empleado responsable en su asistencia, una persona discreta en su ambiente de trabajo y muy cumplidor en las tareas que le fueron asignadas. La profesora Cádiz estuvo muy contenta de sus aportaciones en el blog. Como pueden observar en la foto… Despedida 2014 11Miguel está muy atento a las “cantaletas” de Lourdes.

Por otro lado, aprovechamos la despedida de Miguel para celebrar con Snejanka sus vacaciones. En los primeros días de junio, del 4 al 6 de junio estará en una conferencia internacional en su país natal, Bulgaria, donde fue invitada a participar como conferenciante y posteriormente estará de vacaciones ordinarias con sus queridos familiares…Despedida 2014 10en la foto pueden ver como decimos junto a ella, OH, OH, OHHHH

El compartir fue muy grato como pueden observar en los rostros de los participantes Despedida 2014 12y finalizó con un “fuerte ataque a la comida” Despedida 2014 15Muchos éxitos a Miguel en su caminar profesional y un abrazo a Snejanka en sus vacaciones.